Dr. Augusto Muñoz

En tiempo de aislamiento siempre estoy en disposición de atenderte. Déjame tu mensaje  y en el momento que me sea posible te contesto

Augusto Fernando Muñoz Mendoza – Doctoralia.co

2330 Pacientes atendidos
1600 Valoraciones
21 Años de experiencia
2326 Pacientes felices
Dr. Augusto Fernando Muñoz Mendoza

Check-up Prostático

Especialista en urología, sexología y cirugía de próstata. Además, maneja cirugías de incontinencia urinaria, próstata, circuncisión, varicocele y vasectomía, entre otras. También atiende todo lo relacionado con enfermedades de transmisión sexual, eyaculación precoz, disfunción eréctil y frigidez.
Medicina Sexual

– Andrología.

– Disfunción Eréctil.

– Eyaculación Precoz.

– Baja motivación sexual masculina y femenina.

Enfermedades de la próstata

– Prostatitis.

– Hiperplasia prostática.

  • Tratamiento Médico, Quirúrgico, Endoscopio y Convencional

– Cáncer de próstata.

– Detección precoz del cáncer de próstata.

Enfermedades de transmisión sexual

Si una persona no reconoce la infección en una etapa temprana las lesiones pueden desaparecer sin que la enfermedad se haya curado. Para su diagnóstico se requieren exámenes serologicos y tratamientos más agresivos para su control.

Los brotes de herpes genitales pueden tratarse con medicamentos antivirales. Si bien este medicamento puede limitar la duración y la gravedad de los brotes, no cura la infección. Además, un tratamiento supresor diario (uso diario de un medicamento antiviral) para el herpes puede reducir la probabilidad de transmisión a las parejas sexuales. Una mujer embarazada que sepa que tiene la infección debe prestar especial atención, ya que puede transmitir la infección al bebé durante el parto. Las mujeres que contraen el virus del herpes simple genital durante el embarazo tienen mayor riesgo de transmitírselo a sus bebés. Si una mujer embarazada tiene un brote cuando comienza el trabajo de parto, podría necesitar una cesárea para evitar que el bebé se contagie el virus al nacer.

Una persona infectada por el HPV no puede curarse. Sin embargo, muchas infecciones por el HPV se pueden prevenir mediante la vacunación.  Además, un profesional de la salud puede tratar las verrugas genitales causadas por el virus y controlar el riesgo en la mujer de desarrollar cáncer de cuello uterino mediante pruebas frecuentes de Papanicolaou.

La gonorrea y la clamidia son STD/STI bacterianas que pueden tratarse con antibióticos administrados por vía oral o por inyección. Ya que estas infecciones suelen ocurrir juntas, las personas que tienen una infección generalmente reciben una tratamiento para las dos enfermedades. Las parejas sexuales deben tratarse de manera simultánea.

La vaginosis bacteriana puede tratarse con antibióticos, por lo general metronidazol o clindamicina.

El tratamiento durante el embarazo se recomienda principalmente a las mujeres con riesgo de trabajo de parto prematuro o de tener un bebé con peso bajo al nacer.

Estas personas deben tener precauciones para evitar transmitir el virus a sus parejas sexuales. La pareja sexual debe recibir la vacuna de la hepatitis B si todavía no es inmune.

  • Las mujeres embarazadas que tienen determinados tipos de STD/STI pueden transmitirlo a sus bebés durante el embarazo o el parto. Por lo tanto, es importante que las mujeres se realicen pruebas de detección para esas STD/STI como parte del cuidado prenatal temprano para ayudar a que el bebé nazca sano. El tratamiento específico dependerá de la STD/STI específica.

La tricomoniasis puede tratarse con una dosis única de un antibiótico, generalmente metronidazol o tinidazol, administrado por vía oral. Con frecuencia, la infección por Trichomonas vuelve a aparecer, por eso es importante asegurarse que tanto usted como sus parejas sexuales reciban tratamiento, si se le diagnostica esta infección.

  • El virus de la hepatitis A (HAV por sus siglas en inglés) infecta el hígado y puede causar dolor abdominal, náusea y vómitos. La infección suele mejorar por sí sola sin necesidad de tratamiento. En algunos casos, sin embargo, las personas puede tener como secuela un daño permanente del hígado o tener náuseas y vómitos tan fuertes que pueden requerir hospitalización.
  • El virus de la hepatitis B (HBV por sus siglas en inglés) puede causar una infección de por vida pero puede tratarse con medicamento antivirales. Las personas con HBV necesitarán atenderse con un especialista del hígado con experiencia en tratar personas con enfermedad hepática crónica. Estas personas tienen que tener cuidados especiales para transmitir el virus a sus parejas sexuales, y sus parejas sexuales deben darse la vacuna de la hepatitis B si todavía no son inmunes.
  • El virus de la hepatitis C (HCV por sus siglas en inglés) puede provocar una enfermedad inmediata que afecta al hígado o, lo que es más común, ser una infección silenciosa y crónica. Al igual que con la hepatitis B, las personas con el HCV pueden tener una infección de por vida y siempre correrán riesgo de transmitir el virus a sus parejas sexuales. Existen nuevos tratamientos que eliminan el virus en algunas personas.
  • El VIH/SIDA no tiene cura. Sin embargo, la investigación de nuevos tratamientos ha mejorado los resultados para las personas que viven con la enfermedad. Es posible hacer una terapia antirretroviral de gran actividad con una combinación de medicamentos antirretrovirales, lo que permite controlar el virus, promover un sistema inmunitario saludable, ayudar a las personas con el virus a tener una vida más larga y reducir el riesgo de transmisión.
Incontinencia Urinaria Femenina 

– Incontinencia de esfuerzo.

  • La orina se escapa cuando ejerces presión sobre la vejiga al toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar algo pesado.

– Incontinencia imperiosa.

  •  Tienes una necesidad repentina e intensa de orinar, seguida de una pérdida involuntaria de orina. Es posible que tengas que orinar con frecuencia, incluso durante toda la noche.

– Incontinencia por rebosamiento.

  • Tienes goteo de orina frecuente o constante debido a que la vejiga no se vacía por completo.

– Incontinencia funcional.

  • Un deterioro físico o mental te impide llegar al baño a tiempo. Por ejemplo, si tienes artritis grave, es posible que no puedas desabotonarte el pantalón lo suficientemente rápido. Algunos de estos síntomas pudiera sugerir la presencia de cálculos en la vía urinaria.
Dolor Pélvico Crónico

– Dolor constante.

– Dolor intenso y constante.

– Dolor durante las relaciones sexuales.

– Dolor que aparece y desaparece (intermitente).

– Presión o pesadez en una zona profunda de la pelvis. 

– Dolor con el movimiento intestinal o la micción.

– Dolor cuando estás sentado por períodos prolongados de tiempo.

Patología Testicular

– Hidrocele.

– Varicocele.

– Infertilidad.

– Cáncer de testículo.

– Quistes del epidídimo.

– Enfermedades inflamatorias del testículo.

Cálculos en la vía Urinaria

– Dolor al orinar.

– Dolor intenso a los lados y en la parte posterior, debajo de las costillas.

– Dolor que se extiende hacia la parte inferior del abdomen y hacia la ingle.

– Dolor que viene en oleadas y cuya intensidad fluctúa.

– Orina de color rosa, rojo o marrón.

– Orina turbia o con olor desagradable.

– Micciones más frecuentes de lo usual.

– Fiebre y escalofríos si existe una infección.

– Micciones en pequeñas cantidades.

– Necesidad constante de orinar.

Dr. Augusto Fernando Muñoz Mendeza

Testimonios

¿Alguna duda? ¡Escríbenos!

Tu nombre

Tu correo

Tu mensaje